El monoxido de carbono (CO) es un gas. No tiene olor y es tóxico. Puede hacer que una persona sienta náuseas y también puede ser mortal. En el hogar, los artefactos de calefacción y cocción que queman combustible pueden ser fuentes de monóxido de carbono.

Alarmas de CO