La limpieza de los EPP para bomberos y rescate.



La limpieza de los EPP para bomberos y rescate.

Por lo general, puede que no se piense acerca  de gérmenes y enfermedades cuando se piensa en EPP para bombero, pero la verdad es que los uniformes de bombero , equipos y accesorios limpios pueden prevenir muchas enfermedades de la piel y que  se propaguen enfermedades peligrosas. Nosotros no pensamos dos veces sobre la salud de un bombero cuando consideramos las amenazas ocupacionales evidentes, como el cáncer, quemaduras y enfermedades de la inhalación de humo, pero en la última década, han surgido nuevas amenazas a través de las infecciones por SARM y estafilococo.

Durante la última década, ha habido informes de bomberos que se enferman y en algunos casos aislados, han muerto a causa de enfermedades de la piel cuya causas se encontraron en su equipo de protección. Cuando uno se pone a pensar realmente en ello, esto tiene mucho sentido. Los bomberos son los primeros en responder a situaciones peligrosas y potencialmente mortales. Lamentablemente, hemos visto un ejemplo perfecto de esto durante la primera respuesta del World Trade Center tragedia del 9/11. Estas situaciones a menudo incluyen inundaciones, contacto con la sangre, las aguas residuales y una gran cantidad de otros fluidos peligrosos. Y siendo sinceros, los bomberos son duros e instintivos. La naturaleza de su trabajo requiere que actúen rápido y con mayor frecuencia enfrenten graves peligros. Tener uniformes seguros y limpios es una necesidad absoluta, no un lujo.

La esencia misma del trabajo de un bombero está lidiando con el peligro y en la última década se ha producido un aumento del 40% en el número de casos por estafilococos en los trabajadores del servicio de bomberos y rescate. Se estima que aproximadamente el 30% de la población del país es portadora del el Staphylococcus bacteriano en su nariz. Sólo se necesita una transferencia a un huésped prometedor (herida abierta o un sistema inmunológico debilitado) para propagar la enfermedad.

IMG_6674Los bomberos no sólo se enfrentan a la (CA-MRSA) “Staphylococcus resistente a la medicina adquirido en la comunidad”,  sino también son vulnerables al MRSA adquirido en el hospital ya que pasan una buena parte de su tiempo desvolviéndose en el medio. Lo que es más preocupante es que sus uniformes no están diseñados para resistir los tratamientos blanqueadores y cloro, por lo que estas opciones de desinfección no son factibles.

La buena noticia es que en el mercado se encuentra desinfectantes a base agua, libre de químicos dañinos o ingredientes por lo que es perfectamente seguro para el uso regular y continuado entre los bomberos, así como casi todos miembros que atienden emergencias.

Siempre insistimos en que la prevención es la mejor medicina y estos consejos pueden ayudar no sólo a los bomberos, pero todos los demás mantenerse saludable y libre de la enfermedad:

– Establezca un protocolo de uso, almacenaje limpieza y cuidados de EPP contaminado o que ha sido utilizado en una emergencia.

-Lavarse Las manos con jabón antibacteriano regularmente.

-Evitar Dar la mano o tener contacto con la piel desnuda hasta asegurarse que sus manos se han limpiado correctamente.

-Lave y seque, calcetín y guantes inmediatamente después de cada uso.

-Nunca lleve su equipo contaminado a su hogar, sus vehículos personales familiares o lo junte con prendas de uso regular. adquiera una cultura de definición de áreas para su EPP.

-Evite compartir uniformes, equipo, toallas o en general cualquier parte de su EPP.

-Secado al aire nunca es suficiente. Adquiera el hábito de reversarlo y asegurarse que su interior se ha secado completamente antes del siguiente uso.

-Nunca Comer ni beber nada hasta que usted y sus manos se han limpiado correctamente.

El EPP para incendios o rescate se contamina de la misma forma que cualquier EPP para protección biológica, y merecen cuidados preventivos no menos cuidadosos contra agentes patógenos. Estos están ahí es una realidad!


One thought on “La limpieza de los EPP para bomberos y rescate.